La logística 4.0 como el futuro de los almacenes

La logística 4.0 es el nombre que se le ha dado a esta nueva forma de organización basada en la nueva revolución industrial, destacada por el uso de nuevos medios digitales para las actividades a realizar.

En este artículo veremos en qué consiste la logística 4.0, así como sus ventajas. Sin embargo, para ponernos en contexto, primero veremos el desarrollo de la industria desde la primera revolución industrial hasta la actualidad.

Breve historia de la industria

La primera revolución industrial supuso un gran cambio en la forma de vida de la gente de la época, quienes empezaron a migrar del campo a las ciudades. La invención de la máquina de vapor a principios del siglo XVIII fue el elemento que desencadenó todo este movimiento. Este aparato dio el empujón definitivo a la industria telar, que en ese momento estaba en pañales.

La segunda revolución industrial aparece a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. En esta época aparecen nuevos combustibles, como los derivados del petróleo y el gas. Además, aparece la electricidad y comienza el desarrollo de nuevos sectores industriales: eléctrico, químico y metalúrgico.

La tercera revolución industrial surge a finales del siglo XX y principios del siglo XXI. El desarrollo de las comunicaciones, así como los primeros automatismos logísticos y el uso de los sistemas SGA (Software de Gestión de Almacenes) y ERP (Entreprise Resource Planning). Como vemos, es en esta era en la que comienzan a usarse nuevos sistemas logísticos para mejorar la eficiencia en la industria.

La llegada de la pandemia ha provocado una renovación en la industria, hacia la cuarta revolución industrial. Por supuesto, esta revolución ha afectado en gran manera a la logística del almacén, como veremos a continuación.

Qué es la logística 4.0

La logística 4.0 es un nuevo sistema de organización en la gestión del suministro de la industria. Por supuesto, en el almacén nos podemos beneficiar de sus propiedades. Este nuevo método está íntimamente relacionado con la Cuarta Revolución Industrial y sus orígenes están impulsados ​​por las crecientes demandas y exigencias de los clientes por todos los aspectos relacionados con la logística. Entre sus necesidades destacan: entrega a tiempo, visibilidad, trazabilidad, información veraz y continua sobre el estado del pedido y envío o un sistema de devolución seguro, rápido y eficaz, etc.

Hoy en día, una logística eficiente y moderna es absolutamente esencial para construir una buena imagen de empresa, ganar reputación y mejorar la experiencia de compra de los clientes. De hecho, este último punto es muy personal, y permite agregar valor añadido. Un buen uso de la logística nos dejará ofrecer una mayor personalización para satisfacer las necesidades del cliente.

La logística 4.0 se basa en un conjunto de nuevas tecnologías, que son las siguientes:

Interconexión e IoT (Internet de las Cosas). Se logra la interconexión para que el sistema tenga toda la información necesaria para potenciar los datos en la nube y mejorar la distribución de productos y la cadena de suministro. Prácticamente todos los dispositivos proporcionan señales, así que el objetivo de IoT es que esta información se convierta en datos útiles. Así podemos controlar perfectamente si el producto está bien o si la máquina ha dejado de funcionar, de manera que nos podemos anticipar a problemas más grandes mejorando la calidad de nuestro servicio.

Omnicanalidad. A través de la omnicanalidad (todos los canales), los clientes pueden gestionar la compra de un producto o servicio desde cualquier tipo de dispositivos; pueden recogerlo en una tienda o en un punto de recogida cercano, recibirlo en la comodidad de su hogar o devolverlo por correo en caso de producto dañado o que no sea de su agrado. Esta propiedad permite conocer el estado de nuestro paquete en todo momento, con una mayor transparencia y fiabilidad.

Big Data. Cuando un usuario cede sus datos en internet, esto permite asignarle un perfil más específico, adaptándose a sus requerimientos y mejorando su experiencia de compra final.

Inteligencia artificial. Los datos obtenidos por el Big Data deben ser procesados. Para ello se usan los sistemas de inteligencia artificial, para tratarlos a un nivel superior. La IA ha avanzado enormemente en los últimos años, y cada vez tiene una mejor capacidad de autoaprendizaje, por lo que puede anticiparse a las necesidades del consumidor.

Robótica aplicada a logística. En la industria hay muchas tareas repetitivas, además de otras que son de escaso valor, mientras que otras son más peligrosas. Aquí entran en acción los robots, tanto físicos, como digitales. Estos nuevos elementos permiten reducir costes, mejorar la eficiencia en el almacén y evitar accidentes.

Ventajas del uso de la logística 4.0

La logística 4.0 redunda en la transformación digital de la cadena de suministro: desde el proceso de almacenaje, transporte y confección, hasta la entrega de pedidos y devolución. Las ventajas de este nuevo sistema afectan a todos los niveles: tanto a empresas, como a proveedores y clientes.

Reducción de costes y aumento de la rentabilidad

Como ya hemos comentado, la automatización de ciertas tareas permite ahorrar costos extras, además de aumentar la eficiencia y el valor añadido. En este apartado, tanto la automatización como la robotización tienen mucho que decir, y son las bases que permiten esta ventaja.

Captura de datos e Interconexión con el SGA y el TMS

Como ya hemos comentado anteriormente, los sistemas SGA y ERP aparecieron en la tercera revolución industrial. No obstante, es ahora, en la cuarta revolución, cuando estos sistemas pueden interactuar entre sí.

Estos sistemas ahora pueden obtener datos en tiempo real, tanto a nivel de almacén (inventario) como en la carretera (transporte). Estos datos se pueden compartir a todos los niveles, aumentando la confianza en nuestra empresa por parte de proveedores y clientes.

Mayor visibilidad y trazabilidad de las mercancías 

Relacionado con el anterior punto, la logística 4.0 eliminan o, en el peor de lo casos, minimizan los cuellos de botella, que impiden servir los pedidos en las fechas pactadas. De esta forma conseguimos controlar todo el proceso de la gestión de suministro, anticipándonos a posibles problemas y generando más confianza.

Mejora de la satisfacción del cliente

Por supuesto, todas estas ventajas acaban afectando de manera positiva al cliente, ya que su producto llega más rápido, además de conocer perfectamente el estado de éste durante todo el proceso de envío, y de la fecha exacta de llegada.

Este buen desempeño luego será recompensado por el cliente, dándonos buen feedback, lo que nos permitirá ser más confiables para futuros clientes, y mantener los actuales.

La logística 4.0 ya es una realidad, así que es una gran idea el implementarla en nuestro negocio.