Gestión de la cadena de suministro: Qué es y cómo puede ayudarnos en el almacén

Gestión de la cadena de suministro: Qué es y cómo puede ayudarnos en el almacén

La gestión de la cadena de suministro se ha convertido en un pilar para la eficiencia en la producción y venta de productos para una empresa.

En este artículo verás qué es exactamente la gestión de la cadena de suministro, cómo nos puede ayudar en el almacén, y las perspectivas a mejorar en el presente o un futuro cercano gracias a la digitalización.

¿Qué es la gestión de la cadena de suministro?

De manera muy resumida, podemos decir que la gestión de la cadena de suministro consiste en el manejo de la producción de un bien o servicio desde el inicio (materia prima sin procesar) hasta el final (producto final vendido al consumidor). La cadena de suministro engloba la oferta y la demanda de un producto o servicio.

¿Cómo funciona?

Para tener el control, la empresa forma una red de proveedores, que le ayudan a mover el producto a lo largo de la cadena, conociendo bien como fluye el proceso. De manera tradicional, la gestión de la cadena de suministro se ha basado en 3 puntos:

  • Suministro. Para empezar, la empresa debe conocer la oferta y demanda de un producto. Con una buena planificación, nos abasteceremos de la materia prima adecuada para la formación del producto de interés.
  • Fabricación. Con dichas materias primas formaremos el producto hasta dejarlo terminado.
  • Distribución. El producto final será trasladado a los consiguientes comercios para su venta al consumidor. En caso de productos defectuosos o exceso de producción, dichos bienes serán retirados.

Ventajas de la gestión de la cadena de suministro

Una gestión adecuada de la cadena de suministro aumenta nuestro valor añadido, y genera diversas ventajas:

  • Mejor control. Conociendo el proceso desde el principio hasta el final nos permitirá conocer la situación del producto en tiempo real, lo que nos permite darle un seguimiento y generar así las fechas de distribución con mayor exactitud.
  • Identificación de posibles problemas con antelación. Asimismo, conocer el proceso entero nos permite localizar errores en cualquier punto de la cadena de producción, pudiendo actuar antes y minimizando pérdidas.
  • Optimización del precio. Mediante el uso de software, se puede estudiar las ondulaciones de los precios del precio, generando mayores ganancias. Además, nos permite dar un mejor precio debido a que los procesos son más eficientes, dándonos una mayor rentabilidad.
  • Equipo unido. Cada trabajador conoce sus funciones, sabe porqué las hace y las consecuencias de su trabajo. Esto aumenta la capacidad de trabajar en equipo y mejora su eficiencia.
  • Clientes contentos, clientes fieles. Todo el proceso mejora, es más eficiente y rápido. Incluso el precio puede ser más económico. Si el producto está fabricado con calidad, el cliente tendrá en cuenta todos detalles; si acaba contento con su experiencia de compra, de seguro que volverá a nosotros.

¿Cómo nos puede ayudar la gestión de la cadena de suministro en el almacén?

El almacén es fundamental en la gestión de la cadena de suministro. Puede aportar valor añadido en la prestación de productos o servicios, lo que generará una experiencia de compra satisfactoria para el cliente.

Una gestión adecuada de los procesos logísticos mantiene la fluidez de la cadena de suministro. Ahora bien, hay que hablar de un apartado donde hay que tener especial cuidado, el suministro de materias primas.

Suministro de materias primas

La correcta gestión evitará fluctuaciones de la demanda en un extremo u otro. Hay una circunstancia donde hay que tener especial cuidado: la ruptura de stock. En este caso, la demanda de los clientes no puede ser satisfecha por causas ajenas a la empresas. Pero ¿son del todo ajenas?

Se puede evitar la ruptura de stock manteniendo unos niveles altos del producto en cuestión. Con esto evitaremos que nuestro cliente no solo no compre nuestro producto, sino que pueda convertirse en cliente de la competencia.

Ahora bien, ese stock extra tiene un coste de almacenamiento y mantenimiento. Así que hay que buscar el equilibrio entre para que no nos falte el producto pero que tampoco haya excedente. Para ello, el almacén cobra un papel fundamental.

Digitalización en la gestión de la cadena de suministro

En la actualidad se está dando el proceso de digitalización de la cadena de suministros, y no cabe duda de que en el futuro formará parte del gran grueso de empresas. Este proceso de digitalización busca quitar las tareas manuales al máximo. 

Para ello, se usa tecnología avanzada, como nuevos sistemas digitales, o inteligencia artificial, como veremos más adelante. De esta forma, se consigue unos de los objetivos principales por la cadena de suministro: conocer exactamente que ocurre en cada proceso.

Dentro de las nuevas tecnologías para los procesos dentro del almacén, destacamos las siguientes:

  • Robotización y automatización de procesos. Estas tecnologías nos ayudarán especialmente en procesos repetitivos, mejorando nuestra productividad. Es probablemente la tecnología más conocida, ya que lleva más tiempo activa.
  • Internet de las cosas (iOT). Con el llamado internet de las cosas todo está conectado. Esto permite una recopilación de datos completa, que pueden ser analizados mediante el Big Data para predecir escenarios futuros o elaborar una estrategia.
  • Inteligencia artificial (IA). La inteligencia artificial va de la mano con el internet de las cosas, y nos ayudará a tener una visión más completa de las tareas que se lleven a cabo. Esto desembocará en menores costes.
  • Realidad virtual y aumentada. Esta tecnología permite un mayor control de la actividad del operario, y con mayor exactitud.
  • Blockchain. Para poder investigar cómo va el producto en cualquier eslabón de la cadena es necesario tener seguridad de que la información no se verá alterada. Con la tecnología blockchain, se puede enviar información encriptada e inalterable por terceros.