La carretilla: qué es, tipos y cuál nos conviene en el almacén

Las carretillas se han convertido en elementos muy importantes para la carga y descarga dentro del almacén. En este artículo te mostraremos qué es una carretilla, cómo funciona, los tipos de carretilla que hay y más importante, qué carretilla es adecuada en tu situación. Comencemos.

Qué es una carretilla

La carretilla es un vehículo diseñado para ser ocupado por una sola persona, de tamaño reducido. Su uso es de tipo industrial, para transportar carga en procesos de carga y descarga.

La carretilla clásica tenía una rueda frontal con una zona donde portar cargas y una serie de mangos para que el usuario lleve dicha carga, distribuyendo el peso de la carga entre el usuario y la rueda de la carretilla.

En la actualidad, las carretillas se han convertido en un vehículo al uso, con compartimento para que el usuario pueda ir sentado, y capacidades de carga mucho mayores. Las carretillas industriales suelen ser eléctricas, con dos ruedas, y suelen estar orientadas a mover cargas situadas en palets.

Tipos de carretilla

Dentro de las carretillas aparecen diversos modelos, el grueso de las carretillas son de tipo elevadora contrapesada. Cuentan con horquillas en la parte delantera del vehículo, y son las encargadas de la carga/ descarga de los palets.

Dentro de las carretillas elevadoras se suelen reunir en dos grandes grupos:

Carretilla elevadora frontal

Las carretillas frontales tienen el motor en la zona delantera, debajo del asiento del motor, lo que permite un mayor balance. Esto desemboca en una mayor seguridad para el usuario, ya que es difícil que el vehículo pueda volcar, permitiendo la manipulación de grandes pesos con mayor seguridad.

Dentro de las carretillas frontales aparecen dos tipos:

  • Carretillas frontales eléctricas. Su ruido es mínimo, además de que no tienen emisiones. Se usa para espacios interiores, como naves o almacenes.
  • Carretillas frontales de combustión interna. Estas carretillas usan combustible, como gasolina, diésel o gas LP. Su uso está orientado a espacios exteriores

Sus características las hacen ideales para grandes almacenes.

Carretilla elevadora retráctil

Su característica más especial es la presencia de un mástil que se empuja hacia atrás, se retrae para los movimientos de giro y desplazamiento. Esto permite que la carga se situé en ambos ejes, delantero y trasero. Además, puede moverse de forma lateral.

Dichas características permiten que la carretilla pueda moverse por lugares más angostos, por lo que es ideal para almacenes con pasillos estrechos. Esto permite que podamos aprovechar el espacio de nuestro almacén de forma más eficiente.

La capacidad de transporte no es tan alta como en las carretillas frontales, pero permiten una carga aún más segura, además de que su conducción es más sencilla. Otro punto a destacar es su capacidad de aceleración.

Respecto a su motor, cabe recalcar que la mayoría de las carretillas retráctiles son eléctricas.

Qué carretilla es adecuada para mí

Elegir la carretilla apropiada para nuestra situación es de vital importancia para el correcto desarrollo del trabajo de almacén, ya que:

  • Reduce la probabilidad de accidentes laborales.
  • Aumenta la productividad, ya que podemos ganar tiempo.

Por lo general, las carretillas elevadoras frontales son indicadas para naves y almacenes de gran tamaño. Si trabajas al aire libre, las carretillas frontales de combustión interna son una gran opción. Y si tu almacén es pequeño y quieres que funcione de la forma más eficiente posible, las carretillas retráctiles son tu mejor aliado.

Ahora bien, sabemos que cada almacén, cada trabajador, tiene unas circunstancias diferentes y siempre será mejor un tratamiento personalizado. Si tienes alguna duda o consulta nos tienes a tu completa disposición para ayudarte. Dado que somos expertos en maquinaria para industria, podemos asesorarte para que escojas la mejor carretilla para tu almacén. Puedes contactarnos por teléfono en el 968 64 06 15 o visitando nuestra sección de contacto.